Seleccionar página

En pocos lugares del mundo se pueden ver restos primigenios que nos aporten datos del origen del un lugar. Ajuy tiene el privilegio de ser uno de esos lugares y que tantas pistas ha dado sobre el origen de las Islas Canarias. Tiene un valor geológico, paleontológico y etnográfico maravilloso. En este lugar podemos observar la corteza oceánica, cómo se formó hace unos 70 millones de años. Es decir, un viaje al pasado, mucho antes de que se formara la propia isla de Fuerteventura, lugar al que hoy le dedicamos unas palabras. 

¿Dónde se encuentra Ajuy?

Se sitúa entre dos barrancos, el barranco de Ajuy y el barranco de Aulagar. En el barranco de Ajuy se encuentra otra peculiar zona muy conocida, el Palmeral Madre del Agua, donde hay un manantial del que brota el agua y es un lugar de interés florístico y ornitológico. 

En el pueblo, que apenas cuenta con 150 habitantes, encontramos un Monumento Natural, las Cuevas de Ajuy. En los alrededores de la Cueva encontramos una playa fosilizada de cuatro millones de años. Material basáltico emergido del mar durante la formación de la isla hacen que este lugar sea único y místico a su vez. En el complejo basal que allí se encuentra se puede observar fósiles de gasterópodos marinos, formaciones rocosas y sedimentos oceánicos ígneos y volcánicos. Todo ello nos cuenta el origen y la formación de Fuerteventura, pues hablamos de las rocas más antiguas de Canarias.

Aunque Fuerteventura suele ser conocido por sus playas y dunas, geológicamente tiene un reconocimiento mundial entre aquellos expertos en la materia. Y Ajuy destaca por ello, sus acantilados de más de 100 millones de años son historia que podemos sentir y palpar. Un lugar bello que las diferentes etapas de la historia han moldeado dando lugar a tan extraordinaria belleza geológica. Incluso se han encontrado caracoles fosilizados de más de 5 millones de años de antigüedad ¡increíble!

La playa que está junto al camino que nos lleva a las cuevas, tiene el nombre de Playa de los Muertos debido a las masacres que aquí tenían lugar por parte de los piratas. Sin duda alguna, es un pequeño pueblo con mucha, muchísima historia.

Pasea por sus calles, date un baño en su playa de arena negra o toma algo en alguno de sus restaurantes en el que el olor a mar es constante. Comida típica y principalmente del mar nos deleitará el paladar. Pasea por el borde de sus acantilados, maravíllate con las formas que el tiempo ha moldeado e introdúcete en las cuevas que llevan el mismo nombre, te sentirás como un auténtico explorador.

Cerca de las cuevas, en nuestro paseo por los acantilados podremos ver los restos de la antigua bahía de amarre, pues de aquí se exportaba cal y llegó a ser uno de los puertos más importantes de la isla. De hecho, Ajuy era conocido como Puerto de la Peña, aquí los barcos descargaban la mercancía que luego se transportaba a la que era la capital por aquel entonces, Betancuria. 

Así que ya sabes, en tu próxima visita a Fuerteventura no dejes de visitar este pequeño pero curioso lugar,  Ajuy te sorprenderá.  

Fotos:

  • laprovincia.es
  • piedecaracol.com
  • alovelyworld.com

¡ No te pierdas ninguna de nuestras promociones !

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu buzón nuestras mejores ofertas y promociones