-->

¿Sabías que en Fuerteventura se encuentra el municipio con más extensión y con más kilómetros de costa de toda España? Hoy nos iremos hasta Pájara, para conocer la capital homónima de esta circunscripción del sur de la isla.     

Situado en el corazón de Fuerteventura, justo al sur del Macizo de Betancuria, el pueblo de Pájara fue fundado por colonos normandos a finales del siglo XV en busca de tierras fértiles. Es considerado el núcleo poblacional más antiguo de Fuerteventura después de Betancuria. 

Su historia empieza a escribirse a partir del año 1834, con el asentamiento definitivo de su ayuntamiento en la plaza de esta localidad. Allí se encuentra, además de un centro cultural, la Parroquia Nuestra Señora de Regla, del siglo XVIII, que constituye la mayor atracción patrimonial de la zona. 

 

-Iglesia de Pájara

Rodeada de una extensa y verde arboleda y un hermoso jardín, de la iglesia de Pájara llama especialmente la atención desde el exterior sus dos pórticos. En uno de ellos se aprecian varios detalles aztecas esculpidos sobre una piedra de color cobre, ya que sus constructores, aunque eran españoles, estuvieron viviendo en América del Sur. En cualquier caso, este origen no es avalado por todos los entendidos en arte, pero lo cierto es que sí es el más extendido.

En el interior destacan dos grandes altares barrocos. Además alberga, entre otras notables obras, una estatua de la Virgen de Regla, un púlpito tallado en madera y oro, y una escultura del Ecce Homo.  

También en esta plaza, concretamente frente al ayuntamiento, hay una original noria de tracción animal que data del siglo XIX. Aún hoy puede verse en ocasiones a esta máquina en funcionamiento operada por un burro o camello. 

Pájara ha sido sobre todo un pueblo agrícola, y aunque esta actividad ha perdido peso a favor del turismo, aún podemos seguir viendo por la zona cultivos de trigo, cebada, patata y alfalfa. También la ganadería tuvo un importante desarrollo, con un gran número de cabras, el mayor de todos los municipios. 

-Casas señoriales bien conservadas

Otro de los grandes atractivos de la localidad que podemos apreciar paseando por su casco histórico, son las propias viviendas. La explotación de grandes tierras agrícolas enriqueció a algunas familias de la nobleza. De ahí que por el centro del pueblo podamos ver varias casas señoriales. Muchas de ellas han sido restauradas, conservando aún sus balcones y patios de madera, al más puro estilo de la arquitectura tradicional canaria. Algunas incluso se han convertido en hoteles rurales o en restaurantes. 

 

 

En definitiva, si estás de vacaciones en Fuerteventura o tienes planeado venirte, el pueblo de Pájara bien merece una visita. Durante unas horas, esta tranquila localidad te trasladará a otra época, a un pequeño oasis entre tanta aridez, que te llevará a conocer el lado más rural y quizás más auténtico de la isla majorera.

¡ No te pierdas ninguna de nuestras promociones !

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu buzón nuestras mejores ofertas y promociones