Visitar Tiscamanita es transportarnos a la época prehistórica y rural de principios y mediados del siglo XX en Fuerteventura, al olor a grano molido entre bellos molinos que pueblan el paisaje. 

Situado en el municipio de Tuineje, este pequeño y pintoresco pueblo nos muestra cómo era esta isla y cómo se las ingeniaban sus habitantes para sacar provecho de esta desértica tierra. 

La localidad cuenta con varios sitios de interés, entre ellos, los siguientes:

La ermita de San Marcos Evangelista

Construida por los vecinos a finales del siglo XVII, el edificio destaca por su sencillez y sus modestas dimensiones. Es de nave única, cubierta a tres aguas y con tejas. En su interior se encuentra el retablo de San Marcos, restaurado en 2008, y presidido por una escultura de Santo Domingo.

Desde aquí, la víspera y el día de la Inmaculada, el 8 de diciembre, tiene lugar cada año la salida del Rancho, uno de los grupos musicales más antiguos y tradicionales de Canarias, llenando las calles del pueblo de alegría, timples, laúdes y guitarras. 

 

La Casa de Interpretación de los Molinos: 

En este museo, situado en una casa tradicional majorera, podrás conocer la historia de los molinos en la isla, el cultivo de cereales y toda la cultura en torno al gofio y su proceso de elaboración. 

Nada más entrar al edificio, a través de un pintoresco patio, escuchamos un ruido curioso, proveniente de un molino manual donde se tritura el maíz. Durante el recorrido tenemos la oportunidad de poner en funcionamiento algunos sistemas de molienda, descubrir qué diferencia a un molino de una molina, y conocer todos los secretos del gofio. Además, desde la planta superior podemos contemplar un molino de viento rehabilitado muy interesante. 

 

Caldera de Gairía:

Tiscamanita también es un lugar ideal para la práctica de senderismo, ya que cuenta con el Volcán de Gairía, situado a los pies de esta localidad. Desde ahí se pueden iniciar varios senderos por la zona para subir a esta caldera a 461 metros de altura, además de otros edificios volcánicos recientes que se encuentran en las zonas aledañas como son la Caldera de La Laguna, o la Caldera de Los Arrabales o el Malpaís Grande.

Por el camino podemos encontrar camellos pastando libremente, y algunos rebaños de cabras, tan típicos de la isla.

La localidad es además muy conocida por su fábrica de Aloe Vera, y también por su buena gastronomía y sus tomates, especialmente sabrosos, y que puedes adquirir en muchos de sus comercios. El pueblo cuenta con varios restaurantes donde disfrutar de la más auténtica cocina majorera, sencilla y muy casera.  

Como ven, Tiscamanita tiene mucho qué ofrecernos: cultura, historia, buena comida, y maravillosos paisajes donde disfrutar de nuevos rincones en plena naturaleza, o simplemente encontrar el relax y la paz que buscan muchos de los que visitan Fuerteventura. ¡No tardes en venir y descubrirlo!

 

 

Fotos:
  • canarias7.com
  • fuerteventura.kanaren-insel.org
  • gofuerteventura.com
  • guiarepsol.com
  • viagallica.com

¡ No te pierdas ninguna de nuestras promociones !

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu buzón nuestras mejores ofertas y promociones