Seleccionar página

Si deseas desconectarte completamente del estrés de la ciudad, y enlazarte en un ambiente de paz y serenidad que solamente los rincones más paradisíacos de la naturaleza te pueden proporcionar, te animamos a visitar y evadirte en la isla de La Graciosa. Este pequeño islote se encuentra localizado al noroeste de Lanzarote.

La serenidad del mar en la zona del estrecho del Río, la tranquilidad del entorno y los hermosos paisajes desérticos tanto del interior como de las zonas costeras de La Graciosa, te llenarán de paz con solo poner un pie en esta joyita del Atlántico.

¿CÓMO LLEGAR A LA GRACIOSA?

Si te preguntas cómo puedes llegar a La Graciosa, no te preocupes que la isla está muy bien comunicada con Lanzarote. Sólo tienes que tomar un barco de línea regular que parte desde el puerto de Órzola, al noroeste de Lanzarote, y en poco más de 20 minutos, llegarás al rincón de Canarias donde se detiene el tiempo.

El encanto de esta Isla reside en la tranquilidad que envuelve cada rincón de este lugar. No encontrarás carreteras pavimentadas, ni grandes locales comerciales. No hay hoteles, ni zonas urbanas concurridas. El núcleo poblacional de Caleta de Sebo, donde se encuentra el puerto de entrada y salida a la isla, es un enclave entrañable de casitas blancas y calles de arena, donde locales y visitantes comparten terrazas en cualquiera de las cafeterías y restaurantes con vistas al mar y al impresionante risco de Famara que se encuentran en los alrededores del puerto.

¿QUÉ HACER EN LA ISLA SE LA GRACIOSA?

La isla es un paraíso para amantes de la soledad, la tranquilidad y los lugares auténticos. Pero también si te identificas más con actividades extremas como el Surf o el  Kitesurf o si te gusta practicar buceo, ya que en La Graciosa podrás contemplar unos de los fondos marinos más espectaculares de Canarias.

Así que ya sabes, La Graciosa es un lugar donde disfrutar de la buena vida, adaptándose a la esencia de lo pequeño y permitiéndose disfrutar con los cinco sentidos de la naturaleza y las cosas simples.

Este pequeño paraíso, de origen volcánico, está conformado por playas espectaculares de arena blanca y aguas de color turquesa, a las que se puede acceder perfectamente a pie o en bicicleta por los caminos de arena que atraviesan y rodean la isla.

Tanto si viajas en familia, con tu pareja o con amigos, tanto si buscas tranquilidad como si quieres practicar alguna actividad en la naturaleza, los insólitos paisajes de la isla no te dejarán indiferente.

 

Montaña Amarilla, La Playa del Francés, la calita del barranco de los conejos o la Playa de las Conchas son algunas de las playas que te recomendamos visitar en la Graciosa. En esta última ten mucho cuidado con las corrientes y vigila el estado del mar, ya que es una playa muy bella pero muy peligrosa cuando el mar está revuelto.

La playa La Francesa, podemos considerarla como la más popular. Está relativamente cerca de Caleta de Sebo para llegar a ella dando un paseo. Cuenta con una extensión de 500 metros de arena del blanco más puro, acompañado de una marea tranquila de color azul turquesa. En determinados días y épocas del año puede estar muy concurrida ya que suele ser el lugar donde llegan las excursiones en barco que visitan la Graciosa.

almuerzo en catamaran paseo en barco en la graciosa

Si viajas con la familia a La Graciosa, la playa del pueblo es un lugar ideal para el disfrute de los más pequeños, ya que es como una gran piscina natural protegida del mar abierto. Aquí podeis alquilar kayaks, equipo de snorkel o tablas de stand up paddle para los más intrépidos de la casa. Un paseo en bici también es sin duda, un buen plan para disfrutar de un día en familia en la naturaleza.

barcos de pescadores en el puerto de la graciosa

¡ No te pierdas ninguna de nuestras promociones !

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu buzón nuestras mejores ofertas y promociones